Es simple: una dieta planetaria es un plan de alimentación basado en un sistema que no destruye al planeta y al mismo tiempo cuide tu salud. ¿Te interesa saber más? ¡Únete al reto para reducir tu consumo de carne! 

Esta dieta, que consiste únicamente en generar nuevos hábitos de consumo más consciente y responsable, es una prueba de que las personas tenemos una alternativa.

Seasonal and Regional Vegetables. © Fred Dott / Greenpeace
Prefiere una dieta baja en carne

No hay razón para ser personas eternamente esclavas del consumo de la carne procesada, ni del pequeño grupo de corporaciones que se enriquecen a costa de la salud de los animales, las personas y los ecosistemas enteros.

La dieta planetaria está basada mayormente en alimentos de origen vegetal pero no excluye por completo el pescado, la carne o el pollo, sino que lo integra en pequeñas proporciones.

Esto subvierte los actuales y más comunes formas de alimentación de las familias mexicanas y del resto de países ricos y en desarrollo, ya que hasta ahora la mayoría privilegia el pollo y la carne por encima de los productos vegetales.

Por sus hábitos alimenticios, México es el 6° país consumidor de carne a nivel mundial con 62.2 kilos por persona al año, esto es más de cuatro veces lo recomendado para un consumo sostenible de carne.

Activist in Antwerp Supermarket. © Greenpeace / Philip Reynaers
Activistas mostrando carne empacada en un supermercado

Esto debería importarnos porque, de acuerdo con el informe Alimentos, planeta, salud de la Comisión EAT-Lancet,  las dietas poco saludables representan actualmente un mayor riesgo para la morbilidad y la mortalidad que la suma de las prácticas sexuales sin protección, el alcohol, las drogas y el tabaco. 

Además, la producción mundial de alimentos amenaza la estabilidad climática y la resiliencia del ecosistema y constituye el mayor impulsor de degradación medioambiental y transgresión de los límites planetarios.

Pero sólo se trata de la salud, transformar tu dieta podría significar un acto de justicia social. De acuerdo con el informe previamente citado, más de 820 millones de personas todavía carecen de alimentos suficientes, y muchos más consumen dietas de baja calidad. 

Organic Vegetables in Hungary. © Bence Jardany / Greenpeace
Integra a tu dieta más vegetales y menos carne

Por el contrario, existe evidencia de que una dieta rica en alimentos de origen vegetal y con menos alimentos de origen animal confiere beneficios tanto para la salud como para el medio ambiente. 

Hay más de un platillo que podría formar parte de una dieta planetaria, la clave es que en él se consiga una ingesta calórica óptima , diversidad de alimentos de origen vegetal, bajas cantidades de alimentos de origen animal, grasas insaturadas. 

El tip es garantizar cantidades limitadas de granos refinados, de alimentos altamente procesados y de azúcares añadidos. 

Atrévete a pensar distinto, por ejemplo, en lugar de poner una guarnición en tu plato para acompañar tu corte de carne, usa una porción mucho menor de esa carne para acompañar tu guiso principal hecho a base de verduras. 

¿Quieres más ideas? Al unirte al reto de Greenpeace puedes recibir recetas y más ideas para transformar tu alimentación y salvar el planeta. 

Pero no todo está en nuestra cancha, también tenemos que exigir a nuestros gobiernos que obliguen a las corporaciones a garantizar prácticas de producción de alimentos sostenibles y respetuosas con el medio ambiente. 

Únete al reto