Clean-up and Brand Audit Activity at Miramar Beach in Mexico.
Want to do more?
#SobreGreenpeace #Únete ¡Apóyanos!

Gracias a tu donativo podemos seguir luchando por el planeta.

Participa ×

El nombre original de la efeméride de este 27 de septiembre es el Día Mundial del Turismo, celebrado por la Organización Mundial del Turismo, cuyo objetivo es promover el turismo como motor de crecimiento económico, desarrollo inclusivo y sostenibilidad ambiental. 

Afín con su propósito de promover un turismo responsable con el cuidado del planeta, desde Greenpeace nombramos esta conmemoración como el Día Mundial del Ecoturismo y queremos aprovechar esta fecha para explicar qué es el ecoturismo y por qué la sociedad y los gobiernos deben fomentarlo cada vez más.

¿Qué es el ecoturismo?

El ecoturismo consiste en realizar actividades turísticas sin perturbar el medio ambiente. Esto no significa visitar destinos turísticos de forma limitada o con restricciones, todo lo contrario, significa viajar y disfrutar bajo la plena conciencia y responsabilidad de preservar esos destinos. Se trata de vivir el turismo desde un lugar más dignificante para el planeta.

Si bien el turismo puede contribuir al desarrollo económico de las comunidades, la manera en la que se ha venido practicando hasta ahora, en la forma de un turismo masivo y depredador, ha resultado en realidad nociva para la cultura, los bienes naturales de las comunidades y la salud de la biodiversidad y ecosistemas. 

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México (Profepa) identificó que el desarrollo turístico inmobiliario en las costas (construcción de infraestructura básica, hoteles, condominios, campos de golf, marinas, obras complementarias, entre otros) ocasionan fuertes presiones ambientales a los ecosistemas costeros, los cuales son considerados frágiles (manglares, arrecifes, duna costera, marismas, etcétera), principalmente por la falta de una adecuada planeación y la inobservancia de la normatividad ambiental por parte de los inversionistas.

Los principales impactos ambientales negativos generados por el desarrollo de infraestructura turística, de acuerdo con Profepa, son la modificación y destrucción del hábitat de flora y fauna terrestre y acuática; los cambios de uso de suelo forestal; la generación de residuos peligrosos; la contaminación de suelos y cuerpos de agua por emisiones líquidas (descargas de aguas residuales, aceites, lubricantes e hidrocarburos); la introducción de especies exóticas; la emisión de ruidos y vibraciones por el empleo de maquinaria pesada; la alteración de dunas costeras; la obstrucción de cuerpos de agua superficiales y subterráneos; y la remoción de vegetación de manglar por la apertura de caminos, zonas de tiro, bancos de explotación e instalación de campamentos y oficinas.

El turismo puede ser una oportunidad para el medio ambiente

Cambiemos la narrativa: el turismo, con un enfoque de sustentabilidad y centrado en lo local, puede cambiar este panorama y representar una opción para la conservación del medio ambiente. 

De acuerdo con la Secretaría de Turismo, para que un proyecto pueda ser considerado ecoturismo se requiere que tenga lo siguiente:

  • Nulos impactos al medio ambiente.
  • Participación activa de las comunidades locales.
  • Educación para la conservación.
  • Maximizar la derrama económica en la comunidad.
  • Al convertirse en un medio de vida que permite cubrir sus necesidades económicas, el ecoturismo educa y fomenta que las comunidades que habitan los sitios con riqueza naturales excepcionales se conviertan en sus más fervientes defensores.