Close

La Injusticia Ambiental Está Vivita y Coleando en California — Pero Así También la RESISTENCIA

by Hannah Strange

August 30, 2018

Greenpeace se asoció con East Yard Communities for Environmental Justice y Communities for a Better Environment para resaltar los impactos negativos que tienen las refinerías, la perforación y almacenamiento de petróleo y el transporte de mercancías en las comunidades de color de bajos ingresos que lo rodean. Puerto de Los Angeles y Long Beach.

Traducción por Linda Rodriguez

Nunca me había sentido tan pequeña como el Martes pasado, cuando ingresé al Puerto de Los Angeles en uno de los botes semirrígidos de Greenpeace. La escala del puerto es difícil de entender hasta que estés en medio de ella, pasando enormes petroleros y buques de carga por docenas y me siento empequeñecida por las grúas que descargan los contenedores de los buques.

Los impactos negativos causados ​​por la infraestructura de combustibles fósiles y la industria naviera que vi en el puerto son difíciles de comprender, también.

Estaba en un recorrido por la justicia ambiental del puerto con organizadores de East Yard Communities for Environmental Justice (East Yard) y Communities for a Better Environment (CBE), que trabajan en las comunidades aledañas de Long Beach y Wilmington, ambas comunidades predominantemente de bajos ingresos y de color. Compartieron historias sobre las formas en que las comunidades locales se ven perjudicadas por las 4 etapas de industrias de combustibles fósiles en el puerto — y hasta las formas en que están luchando contra estas industrias — suficiente como para sentirse empoderada.

Perforación y extracción de petróleo.

Nuestra primera parada en el recorrido fueron las islas THUMS, un conjunto de cuatro islas artificiales en la bahía de Long Beach nombradas por las compañías petroleras que originalmente las poseían y operaban (Texaco, Humble, Union Oil, Mobil y Shell). Cada una de las islas tiene plataformas de perforación que extraen petróleo del fondo del océano, pero no te podrías dar cuenta al solo mirarlas. Han sido hábilmente cubiertas por cascadas, árboles y torres que tienen luces de colores en la noche. Una mujer local me contó que creció pensando que eran restaurantes.

Sin embargo, el costoso encubrimiento del equipo de perforación no hace nada para detener los daños que causan. Los químicos utilizados durante el proceso de perforación causan enfermedades respiratorias y cáncer en las personas que viven cerca. 500,000 personas en el área metropolitana de Los Angeles viven dentro de un cuarto de milla de un sitio de perforación activo, y 70% de los 1,071 pozos de petróleo activos en la ciudad de Los Angeles están ubicados a 1500 pies de hogares, escuelas, hospitales y otras áreas sensibles.

CBE y East Yard son ambos parte de la Coalición STAND (Standing Together Against Neighborhood Drilling). Su objetivo principal es lograr que la ciudad de L.A. apruebe una zona de seguridad y salud de 2.500 pies entre los pozos de petróleo activos y los hogares, escuelas y hospitales. Esto ayudará a proteger a las comunidades de las emisiones tóxicas de perforación petrolera, derrames y explosiones.

Organizadores de Communities for a Better Environment y East Yard Communities for Environmental Justice hablan sobre la injusticia ambiental en vivo por Facebook en el Puerto de Los Angeles

Tanques de almacenaje

Desde las islas THUMS, nos dirigimos al Puerto de Los Angeles. Tan pronto como entramos en el canal, nos rodearon enormes tanques de almacenamiento de gas y petróleo a cada lado.

Alicia Rivera de CBE habló sobre los impactos en la salud respiratoria de tener tanques de almacenamiento ubicados cerca de las comunidades locales durante una presentación en Facebook que hicimos durante la gira. “Todo esto que nos rodea aquí afecta a San Pedro y Wilmington. Muchos de estos tanques que vemos aquí emiten vapores de dióxido de carbono y compuestos orgánicos volátiles (VOC) que respiramos — estamos respirando en este momento”.

Refinerías

Durante el recorrido, tuvimos a la vista la Refinería ConocoPhillips Wilmington, una de las 5 refinerías en tan solo las pequeñas 20 millas cuadradas de Wilmington.

“Seguimos luchando contra la expansión de la fusión de Refinería Tesoro”, dijo Alicia Rivera de CBE. “De este lado, podemos ver una de las cinco refinerías que tenemos en Wilmington: una población inmigrante, de 90% que sufre los efectos acumulativos de muchas fuentes de contaminación. Y la Refinería Tesoro quiere fusionar dos refinerías en una sola. El proyecto ya ha sido aprobado por el distrito de gestión de la calidad del aire, pero estamos luchando contra ese proyecto. Estamos en la corte y estamos esperando una decisión, con la esperanza de revertir la decisión irresponsable de nuestros reguladores locales”.

Petrolero en el Puerto de Los Angeles visto desde el bote de Greenpeace.

Mientras observamos la descarga de un gran petrolero en el puerto, Alicia nos dijo que si se logra esta fusión y expansión, significaria que el volumen de petroleros no solo aumentará, sino que probablemente sea el crudo Bakken o el aceite de alquitrán de arenas, que son más sucios y más explosivo con más petróleo refinado en la zona, aumentarán las emisiones de gases de efecto invernadero y VOC, lo que significa que las comunidades locales sufrirán un aumento de asma, enfermedades respiratorias y tasas más altas de cáncer.

Transporte y distribución de carga

Avanzando un poco más por el puerto, pasamos dos grandes terminales de embarque llenas de contenedores de productos que se cargarían en camiones semi y se transportarían fuera del área.

Christian, un miembro de la comunidad de East Yard, nos dijo: “El transporte y la distribución de productos que llegan específicamente aquí en el puerto — la mayoría de los bienes no se quedan en las comunidades cercanas. Son transportados en camiones y trenes a diferentes comunidades, por lo que las comunidades aquí deben sufrir el impacto del diesel emitido por los camiones y los trenes “.

Tráfico de camiones en el Puerto de Los Angeles, visto desde el barco de Greenpeace.

A lo lejos, podemos ver un laberinto de puentes y autopistas repletas de tráfico por camiones. Las comunidades cercanas al puerto experimentan altas tasas de asma, enfermedades cardiovasculares, enfermedades reproductivas y cáncer de todo el tráfico de camiones en el corredor de carga I-710: “impactos desproporcionados que otras comunidades no enfrentan” según Taylor Thomas, un organizador de East Yard.

Para combatir esos impactos, East Yard y CBE están luchando contra una propuesta de expansión de la autopista I-710 junto con la Coalición para la Salud y la Justicia Ambiental (CEHAJ). La expansión aumentaría el tráfico de camiones y las emisiones en 18 comunidades por las que pasa el I-710. East Yard también está trabajando para lograr una solución más limpia en los puertos. “Queremos energizar todos los barcos, trenes y camiones que sirven al puerto con tecnología de cero emisiones”, dijo Taylor.

Vista de la refinería ConocoPhillips Wilmington desde el barco de Greenpeace.

Toma acción

¡Siga las Comunidades de East Yard Communities for Environmental Justice y Communities For A Better Environment para mantenerte actualizado sobre tu trabajo en justicia ambiental en Los Angeles y Long Beach!

¡Y ayúdanos a apoyar estos esfuerzos y exigir al Gobernador Brown que no comprometa a California con nuevos combustibles fósiles y nos ponga en el camino hacia una acción real sobre el cambio climático y comunidades más saludables!

 

By Hannah Strange

Hannah Strange is the director of Greenpeace USA's Movement Support Hub.

We Need Your Voice. Join Us!

Want to learn more about tax-deductible giving, donating stock and estate planning?

Visit Greenpeace Fund, a nonprofit, 501(c)(3) charitable entity created to increase public awareness and understanding of environmental issues through research, the media and educational programs.